Autor Tema: El Tono del Lexico  (Leído 102 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado manel

  • Moderador Global
  • Presidente
  • *****
  • Mensajes: 20636
  • Puntos: 75
  • El mejor piloto del mundo sigue siendo Alonso
El Tono del Lexico
« en: 30 de Septiembre de 2019, 14:10:36 »
PANORAMA DE LA LEXICOLOGjA


b), el criterio de orden. Los propios Dixon y Aikhenvald recogen gue las lenguas de
la familia sioux muestran probables excepciones a b); asi en lakota: «La posici6n del
nombre incorporado es bastante variable, especialmente con respecto a los conjuntos
de prefijos instrumentales y locativos. El papel semantico del nombre incorporado
no es agui un factor determinante» (Rankin et al., 2002: 186).8 En cuanto al criterio
c), advirtamos gue en las palabras derivadas a menudo no hay mas arbitrariedad ni
convenci6n gue la de un elemento centraI, sea raiz u otro, por cuanto la contribuci6n
de los demas morfemas y del orden de estos es perfectamente regular y sistematica:
postdesalinizacion es a salin(o) lo mismo gue postdeshumanizacion a human(o) y, si
salin(o) significara 'feo', postdesalinizacion significaria 'periodo, actividad o proceso posterior al embellecimiento'. Por ultimo, si una palabra se analiza como monomorfémica (paz) los dos primeros criterios de (I), y en cierto modo también el tercero, se le aplican de una manera vacua, por cuanto no hay en esas palabras mas gue un
«elemento gramatical» (perceptible al menos) gue considerar; ahora bien, una misma
aplicaci6n vacua daria resultados engafiosos con afijos como post-. Es decir, (I) es
vicario de otra categorizaci6n previa, ademas de la gue diferenciaba a los clfticos:
implica gue los «elementos gramaticales» se han dividido enformas libres y afijos, y
gue (I) valdra en la medida en gue dicha categorizaci6n, no explfcita, sea valida.
Asi pues, los muy madurados criterios de Dixon y Aikhenvald son con certeza
una buena guia practica, pero no nos ilustran mucho mas gue la antigua definici6n de
KramskY. Lo cual no es sorprendente, pues lo gue han buscado estos lingUistas son
criterios inductivos de sentido comun, gue procedan exclusivamente de propiedades
irunediatamente manifiestas del objeto sin mediaci6n de ninguna armaz6n te6rico-conceptual. Este proceder da resultado pocas veces: solo cuando viene a delimitar un
concepto gue acaba sirviendo de elemento primitivo en una posterior teoria articulada,
entre otras cosas, a partir de dicho concepto (gue luego suele acabar revisandose en
funci6n de ella). Agui nos permite sugerir gue la noci6n de palabra no es hoy por hoy
un concepto primitivo de la teoria linguistica ni promete serio (a diferencia de otros,
como guizei, por ejemplo, y en el interior de la teoria adecuada, alguna versi6n de los
conceptos de oraci6n, de categoria funcional-véase infra- o de rasgo fonoI6gico). Si
puede ser, claro esta, un concepto derivado, y a esa posibilidad dedicamos las paginas
gue siguen. En cualguier caso, uno de los inconvenientes gue tiene el proceder como lo
hacen Dixon y Aikhenvald es gue, a menudo, Ileva a gue conceptos realmente operativos en el anaIisis adoptado gueden implfcitos y, por tanto, oscuros e irununes al analisis.
Tal sucedia agui, como hemos visto, con los de forma libre, afijo y clftico, gue a su vez
permiten guiza caracterizar inductivamente el de raiz como aguel elemento gue en una
forma compleja no pertenece en primera instancia a ninguna de las categorias anterioreso Con todo, es preciso insistir en gue estas categorias inductivas solo se justifican en
funci6n de su pertinencia y eficacia para el sistema gue se construye con ellas.9
8. La ineorporaei6n nominai es un proeeso en virtud del eual (a grandes rasgos) el nombre objeto
direeto pasa a formar parte del eomplejo del verbo: si en espafiol hubiera ineorporaei6n pereeptible podriamos deeir tanto Julia lavaba el coche eomo Julia cochelavaba. Véase Baker (1988).
9. Para un repaso muy aeertado de los supuestos te6rieos en que se movia la lexieologia en el
momento de su publieaci6n, véase el eapitulo l de Cabré y Rigau (1986).

Desconectado manel

  • Moderador Global
  • Presidente
  • *****
  • Mensajes: 20636
  • Puntos: 75
  • El mejor piloto del mundo sigue siendo Alonso
Re:El Tono del Lexico
« Respuesta #1 en: 30 de Septiembre de 2019, 14:12:31 »
Total. Hay que estudiar más....!!!

Con 69 años no me salvo de estudiar ni de saber. No hay excusas

Desconectado manel

  • Moderador Global
  • Presidente
  • *****
  • Mensajes: 20636
  • Puntos: 75
  • El mejor piloto del mundo sigue siendo Alonso
Re:El Tono del Lexico
« Respuesta #2 en: 30 de Septiembre de 2019, 14:13:28 »
Hay más... Pero os tendreis que comprar un libro o estudiar en la universidad

Desconectado manel

  • Moderador Global
  • Presidente
  • *****
  • Mensajes: 20636
  • Puntos: 75
  • El mejor piloto del mundo sigue siendo Alonso
Re:El Tono del Lexico
« Respuesta #3 en: 30 de Septiembre de 2019, 14:15:17 »
A lo largo de la vida de cualquiera de nosotros se ai'iaden a la
lengua nombres, verbos y adjetivos, ya sean neologismos (técnicos o no), préstamos
de otras lenguas (subprime, burka, birra) o adaptaciones de estos (tuneQ/; un burgue/;
yorki por Yorkshire terrier), acr6nimos (GNU), tecnicismos o arcaismos resucitados
(chupa), etc. (véase el capitulo 2 de la segunda parte de este volumen). También se
adquieren términos nuevos formados mediante las reglas de derivaci6n establecidas
(hipervinculo, monolinea). Un hablante puede crearlos por cualquiera de las vias anteriores con fines c6micos, literarios, cientificos, pnicticos o de cualquier otra clase, y
el que se incorporen o no a la lengua es un hecho sociol6gico, no lingUistico ---esto es
lo que implica la precisi6n «sincronicamente abiertas»--. Sin embargo, nadie puede
inventar una preposici6n o un articulo, como no puede ai'iadir un tiempo verbal, un
caso o, en inglés, un modal del estilo de should. Estos ultimos son categorias funcionales, que en toda lengua constituyen una clase cerrada y aun bastante restringida, a
diferencia de la clase ahierta (a la incorporaci6n de elementos nuevos) que constituyen las léxicas. AI principio (2c) volvemos mas adelante.
Hale (2007: 216-217) hace una distinci6n comparable entre «Iéxico enciclopédico» y «Iéxico gramatical».11 Admitamos de momento que el contenido del primero
son nuestras categorias léxicas. Hale les atribuye las siguientes propiedades, de las
que carece el «Iéxico gramatical»:
(3) a. El aprendizaje delléxico enciclopédico infringe el «principio del subconjunto» (esto es, permite que los aprendices cambien una hip6tesis
demasiado amplia por otra mas restrictiva).
b. El aprendizaje delléxico encic1opédico parece conllevar, al menos en
cierta medida, un conocimiento explfcito.
c. El aprendizaje delléxico enciclopédico (de la lengua materna) parece
proseguir durante toda la vida.
d. La informaci6n contenida en el léxico enciclopédico no desempei'ia
papel alguno en la computaci6n gramatical.
(3a) se basa en el principio, comunrnente admitido, de que el nii'io se atiene a
la gramatica mas restrictiva (de cuantas tiene a su disposici6n) en tanto no tenga
datos positivos incompatibles con ella, en cuyo caso la revisa para permitir mayor
complejidad. 12 En consecuencia, durante la adquisici6n no se postulani, por ejemplo,
una grameitica que permita desplazar constituyentes a cualquier distancia, sino solo
desplazamientos locales, una vez percibido que existen desplazamientos (si es que
Il. Cfr. Peeters (2000) y en particular, dado nuestro contexto agui, Harley y Noyer (2000). Se
aprovecha muy productivamente una distinci6n eguiparable en Emonds (2000).
12. El principio del subconjunto (subset principle) aparece, sin esa denominaci6n, en Gold
(1967). Su aplicaci6n al aprendizaje de las lenguas naturales es obra de C. L. Baker, R. Berwick, F. DelL
S. Pinker, A. Weinberg, K. Wexler y otros. Se sabe gue un principio formalmente analogo, gue Paul
Kiparsky bautiz6 como elsewhere principle, opera en distintos lugares de la gramlitica sincr6nica adulta
(véase p. ej., Halle y Marantz, 1993: 120, o Stump, 2001: 273); como seilal6 Kiparsky, ya esta formulado
en la obra del gramatico indio Pal,lini (siglo IV a.c.).

Desconectado manel

  • Moderador Global
  • Presidente
  • *****
  • Mensajes: 20636
  • Puntos: 75
  • El mejor piloto del mundo sigue siendo Alonso
Re:El Tono del Lexico
« Respuesta #4 en: 30 de Septiembre de 2019, 14:17:47 »
Las propiedades de las categorias léxicas pueden ser anuladas y/o sustituidas por otras si se insertan en el ambito gramatical (sintactico o morfol6gico) adecuado. No asi las de las categorias funcionales.
Ejemplos familiares son los usos contables (tres vinos, 'tres clases, o vasos, de
vino') de los nombres no contables (beber mucho vino, frente a beber muchas p6cimas), o viceversa (eso es mucho libro para mI); también, los usos comunes o plurales
de los nombres propios (una Babilonia, las tres Marias) o la gradaci6n de las categorias privativas (muy francés). Comoquiera que se analicen estas mutaciones,15 lo
cierto es que las palabras que materializan exclusivamente propiedades funcionales
no tienen en cambio f1exibilidad alguna. No hay manera de que este signifique aquel
o de que la vi signifique los vi en ningun contexto. Ni cabe que Voy en Barcelona
quiera decir en ningun contexto Voy a Barcelona, ni los cuantificadores pueden dejar
de cuantificar, ni el inglés did puede ser do o may (véase también Talmy, 2000). Los
miembros de la c1ase cerrada de las palabras funcionales son tan exclusivamente
gramaticales como lo son los afijos y su significado tan obligatorio (y, por otra parte,
generai) como el de estos. Una manifestaci6n lIamativa de elio se da en las lenguas
donde unas y otros pueden estar en distribuci6n complementaria. Es sabido que en
inglés el comparativo puede formarse con la palabra more o con el sufijo -er (smarter
'mas listo', more intelligent 'mas inteligente') y el significado de pasado puede halIarse tanto en la palabra did como en el sufijo -ed (l did walk, Jwalked 'caminé, con
y sin énfasis') -véase Marantz (2001}-.16
Dicho de otro modo, las categorias funcionales no tienen ninguna propiedad
que no pueda tener un afijo, salvo la de poder materializarse, en algunos casos, como
formas libres. Su comportamiento en cuanto tales formas libres puede incluso apartarse del de las categorias léxicas en el plano fonol6gico (véase Truckenbrodt, 2007:
secci6n 18.7). Deducimos que el estudio de las categorias funcionales pertenece por
entero a la morfosintaxis, salvo por cuanto su condici6n de tales sea accesible a la
14. A guienes mantienen gue la adguisicion de la lengua materna es fruto de un dispositivo de
aprendizaje generai, en ausencia de toda competencia especificamente lingUistica -y, en buena medida,
a guienes rechazan la modularidad de la gramatica (véase nota 17 infra)- les compete explicar como
se consigue excluir todos estos factores, tanto los fonologicos como los semantico-léxicos de caracter
«enciclopédico». En el caso de los segundos no se trata, evidentemente, de gue tengan menor importancia
para el ser humano gue las propiedades semanticas representadas por categorias «funcionales», en ningun
sentido claro de gué sea importancia: hemos dado ejemplos del ambito de lo comestible y tal vez del de
lo repulsivo; los lectores pueden comprobar por si mismos gue tampoco lo erotico tiene repercusiones
gramaticales.
15. Por ejemplo bajo la especie de la «coaccion» (coertion) o el «cambio de tipo» (type shijiing);
véase al respecto la tercera parte de este volumen, en especial, el capitulo 5. Cfr. Borer (2005a: 8-13 y
passim).
16. Estos datos ya tienen consecuencias de importancia en la arguitectura de Chomsky.

Desconectado manel

  • Moderador Global
  • Presidente
  • *****
  • Mensajes: 20636
  • Puntos: 75
  • El mejor piloto del mundo sigue siendo Alonso
Re:El Tono del Lexico
« Respuesta #5 en: 30 de Septiembre de 2019, 14:19:51 »
UNA IDEA DE LA PALABRA 39


Se advertini que de (7) se sigue la propiedad (2e), segun la cual un elemento se
adscribe a una y solo una categoria léxica.
Esta alternativa, asociada sefialadamente a los trabajos de Marantz (2001, 2007)
y, en generai, a la «morfologia distribuida» de que trataremos luego, se contrapone a
la de (5), en especial por cuanto en (5) el rasgo [+N] y los demas rasgos de pez se tienen por intrinsecamente no ordenados ni jerarquizados. La principal consecuencia de
la opci6n que aqui representa (5) -véase (8) infra- es la que explicitan Di Sciullo y
Williams (1987: 49): «Las palabras tienen 'rasgos', o propiedades, pero estos rasgos
no tienen estructura, y la relaci6n de estos rasgos con la composici6n interna de la
palabra no puede ser pertinente para la sintaxis». Esta es, como dicen los autores,
«la tesis de la atomicidad de las palabras, o la hipotesis lexieista fuerte» (subrayados mios, C. P.).24 Antes de recordar algunas implicaciones de esta tesis, convendni
atender brevemente a su contexto hist6rico. Lo que aparece en (5) es, representado en
forma algo menos esquematica, el contenido de (8):
(8) r fpeO] l
+N
+ Masculino
+ Contable
L J
(8) a su vez adquiere pieno sentido en el marco te6rico sentado por Chomsky
(1965), donde existe una operaci6n de insereion léxiea: las reglas sintacticas construyen una arquitectura abstracta de constituyentes cuyos nodos terminales (los mas
bajos en un arbol de constituyentes inmediatos) son comodines que han de ser sustituidos con elementos como (8), listados independientemente en un léxieo o lexieon.
La inserci6n puede tener lugar siempre y cuando los rasgos de (8) no contradigan a
los que las reglas sintacticas que se hayan aplicado atribuyen al comodin (L1) que (8)
va a sustituir; asi, (8) podra insertarse en (9a) pero no en (9b):
(9) a. I
N(ombre)
I
L1
b. I
V(erbo)
I
L1
En este marco los rasgos del elemento que sustituye a L1 no pueden estar ordenados ni jerarquizados, pues han de ser evaluados simultaneamente como condici6n
24. Se entendia por hip6tesis lexicista (o lexicalista) fuerte la que incluia la flexi6n entre las
propiedades respecto de las cuales la palabra era un atomo, por débilla que incluia solamente

Desconectado manel

  • Moderador Global
  • Presidente
  • *****
  • Mensajes: 20636
  • Puntos: 75
  • El mejor piloto del mundo sigue siendo Alonso
Re:El Tono del Lexico
« Respuesta #6 en: 30 de Septiembre de 2019, 14:21:20 »
de la inserci6n. Ahora bien, en diversos contextos te6ricos, tanto anteriores como
posteriores a este, la sintaxis no especifica a priori un lugar exclusivo para la inserci6n léxica, ni por tanto puede dicho lugar determinar que la inserci6n haya de ser
un proceso formalmente peculiar dentro del conjunto de los procesos sintacticos: se
habra advertido que (9) da lugar a una interfaz sistematica entre sintaxis y léxico, asi
como a importantes caracteristicas de dicha interfaz. Comparémoslo con los trabajos
inspirados en el programa minimista o minimalista de Chomsky (1995, 2005, 2008;
cfr. Eguren y Femandez Soriano, 2004). En ellos, la operaci6n Ensamble (Merge)
torna dos objetos A y B Yforma con ellos un conjunto no ordenado C, cuya «etiqueta»
puede ser A o B; por ejemplo, C puede ser el resultado de (lO):
(lO) Ensamble (A, B) {A {A,B} }25
Lo que (10) ha formado equivale a (11), donde A y B no estan ordenados:
Esta operaci6n basica, al reiterarse con distintos objetos, construye la estructura
sintactica de abajo arriba. Lo aquf mas pertinente es que en (10) A Y B pueden ser
elementos !éxicos (o rasgos y haces de rasgos que procedan como estos de un listado
independiente), y lo son necesariamente en el primer paso de construcci6n de una
estructura enteramente nueva. Pero pueden igualmente no serio, cuando A o B es ya
el resultado de una serie de aplicaciones de Ensamble, como es obvio si hemos de
seguir construyendo a partir de C = (11). Puesto que Ensamble es la unica operaci6n
que puede incorporar elementos léxicos a una estructura, no existe una localizaci6n
predeterminada de tales incorporaciones que difiera caracteristicamente de la correspondiente a las demas operaciones sintacticas. En este marco la inserci6n léxica (en
el sentido restringido aqui pertinente, esto es, el de introducci6n de elementos procedentes de un listado independiente) es un caso particular de Ensamble, y nada mas.
Se sigue que no impone que las propiedades de las unidades léxicas carezcan de
estructura, como en (8). Esto de suyo es compatible con diversos modelos de léxico,
como los estudiados en la tercera parte de este volumen. Solo implica que una posible
ausencia de estructura en las propiedades de las unidades léxicas se habra de diagnosticar y justificar de manera explfcita, y no dara lugar automaticamente a conclusiones
como la que extraian Di Sciullo y Williams y que, con ellos, gran numero de linguistas tuvieron por axiomaticas durante muchos aflos. Axiomaticidad que era tanto mas
facil de adoptar cuanto que el modelo de Chomsky (1965) venia a captar una forma
de la escisi6n entre gramatica y léxico que es singularmente compatible con nuestra
concepci6n tradicional del lenguaje.

Desconectado manel

  • Moderador Global
  • Presidente
  • *****
  • Mensajes: 20636
  • Puntos: 75
  • El mejor piloto del mundo sigue siendo Alonso
Re:El Tono del Lexico
« Respuesta #7 en: 30 de Septiembre de 2019, 14:22:20 »
Hay más pero vuestra obligación es estudiar por que os conviene a todos/as