Autor Tema: EL FICHAJE DE CARLOS SAINZ POR LA SCUDERIA FERRARI: PROS Y CONTRAS  (Leído 601 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado halcon-1203

  • Cochino que come huevos cuando ve plumas suspira
  • Piloto
  • ***
  • Mensajes: 6654
  • Puntos: 182
  • Una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa
Publicado por el sevillano Eduardo Ruiz-Burruecos



Hace unos días, se hizo oficial. Se hizo finalmente oficial una noticia muy importante para el mundo la Fórmula 1. Una noticia de la que se había hablado y rumoreado durante mucho tiempo, pero que no se había hecho oficial… hasta el pasado martes. En su sexta temporada de “matrimonio”, la Scuderia Ferrari anunciaba que Sebastian Vettel no renovaría y que se marcharía del equipo italiano al finalizar la Temporada 2020 del Campeonato Mundial.

Y nada más hacerse oficial esta noticia, ocurrió lo previsible (y más teniendo en cuenta el caché de la escudería que hacía oficial esta noticia). El Gran Circo se volvió absolutamente loco. No solo por la importancia del “divorcio” entre Ferrari y el tetracampeón mundial alemán, y sus consecuencias, sino también porque, debido a este suceso, ahora surgía otra duda, otra pregunta, para algunos, mucho más importante.

Y ahora, ¿quién va a sustituir a Vettel en Ferrari?

Afortunadamente para los impacientes, esta duda no tardó en resolverse. Fueron días muy intensos, llenos de rumorología, especulaciones, noticias verídicas y otras no tan verídicas. Hasta que, ayer, jueves 14 de mayo del año 2020, por la mañana, esta duda finalmente se resolvió. Era oficial: el piloto que sustituiría a Sebastian Vettel, y que se convertiría en el nuevo compañero de Charles Leclerc en la Scuderia Ferrari para la próxima Temporada 2021 sería… Carlos Sainz.




Sí señor, Carlos Sainz. Carlos Sainz Vázquez de Castro. Carlos Sainz Jr., el hijo de El Matador, de Carlos Sainz Sr., había conseguido llegar a la Scuderia Ferrari. Todos sus años de esfuerzos y aprendizajes, sumados a su 2019, a su magnífico y extraordinario rendimiento en la pasada temporada en McLaren, habían sido suficientes para convencer a los de Maranello para nombrarle nuevo piloto de la gloriosa escudería del Cavallino Rampante.

La noticia pilló a algunos por sorpresa. Y no es para menos. Carlos, para muchos, no era el favorito. Salían muchos rumores que lo vinculaban con los italianos desde aquí, desde España, pero muchos pensábamos (me incluyo) que eran simplemente eso, rumores sin mucho fundamento, humo de la prensa española para vender más. Pero no, resultó que no. Que muchos de estos rumores llegaban desde Italia. Y cuando desde Italia llegan rumores sobre Ferrari, hay que ir empezando a tenerlos en cuenta…

El anuncio provocó una avalancha de alegría y de felicitaciones y congratulaciones dentro del público español. Los espacios deportivos de los telediarios nacionales abrían con la tan deseada noticia, y hasta gente que no tenía a la Fórmula 1 ni al automovilismo dentro del repertorio habitual de sus conversaciones no podía evitar hablar del tema. Y no es para menos, desde luego. ¡Un español de nuevo en Ferrari! ¡Que alegría! ¡Por fin un piloto español va a tener de nuevo posibilidades de conseguir algo importante en la F1! ¡Por fin un piloto español va a tener la posibilidad de pasar de luchar por entrar en la Q3 todos los sábados, y por finalizar como máximo séptimo todos los domingos, a luchar por pole positions, podios, victorias e incluso títulos mundiales!

¿O no?

¿Podrá Carlos Sainz luchar por pole positions, podios, victorias e incluso títulos mundiales a partir del 2021?




Si hay algo que nos dejó en claro el anuncio del fichaje de Carlos por Ferrari es que es una decisión arriesgada. Para Ferrari y para Carlos. Para Ferrari porque fichan a un grandísimo piloto que, sin embargo, no mucha gente dentro del círculo de los más eruditos en el mundo de la Fórmula 1 colocaría en sus respectivos “top 3 de los mejores pilotos de la parrilla actual”. Y, sobre todo, porque, en comparación con otros pilotos, a Carlos tal vez le falta un pequeño pero muy valorado detalle en el loco mundo de la F1: la experiencia. Por supuesto, Carlos, aunque todavía tiene 25 años, con el paso de los años, ha acumulado muchísima experiencia, tanto en la propia F1 como en el automovilismo en general. Pero, a diferencia de otros pilotos que fueron también candidatos para el puesto (como Daniel Ricciardo, quien, de hecho, personalmente, era mi favorito para el puesto), a Carlos le falta otro tipo de experiencia. La experiencia que te da estar arriba. La experiencia que te da estar en un equipo top, un equipo con el puedas luchar con los más grandes, con el que puedas luchar pos victorias. Por ejemplo, el propio Daniel Ricciardo ha estado en un equipo top, de los tres de arriba, como es Red Bull (5 temporadas, nada más y nada menos), luchando con los Mercedes, con los Ferrari y con sus propios compañeros de equipo, consiguiendo 3 pole positions, 29 podios y 7 victorias en total. Y Carlos… Carlos en su palmarés “solo” tiene un podio (y me gustaría acentuar la fuerza del entrecomillado en “solo”). Y es por esta razón por la que esta decisión es también arriesgada para Carlos: deja McLaren, equipo en el que ha sido muy exitoso y feliz tanto en el aspecto profesional y deportivo como en el personal, y donde es primer piloto, para irse a ser el segundo piloto de la extremadamente ambiciosa, extremadamente exigente (bastante más que el McLaren actual) y, en ocasiones, extremadamente autodestructiva Ferrari.



Y es por esta razón, también, por la que me fascina y sorprende positivamente esta decisión arriesgada. Porque me demuestra que Carlos Sainz es un ganador. Él podría haberse quedado perfectamente en McLaren como primer piloto, luchando por volver a ser el “campeón” de la popularmente conocida como Fórmula 1.5, pero no, él es ambicioso y quiere más. Él ha decidido irse a Ferrari, aunque sea como número 2. Porque sí, es bastante evidente que en Ferrari él será sobre el papel el segundo piloto, el número 2 de Charles Leclerc. Eso no lo podemos negar. Y es lo más normal del mundo. Charles Leclerc está considerado como uno de los dos mayores exponentes (junto a Max Verstappen, probablemente) de la nueva generación de jóvenes pilotos que desde hace ya unos años lleva invadiendo de manera continuada la parrilla de la Fórmula 1 actual. Y, teniendo en cuenta además el grandísimo rendimiento que ha ido demostrando Leclerc desde su debut en el Gran Circo, y en especial el año pasado en la escudería italiana, lo normal y hasta lógico es que los de Maranello, ahora que Vettel finalmente se va, centren todos sus proyectos futuros alrededor de la figura del piloto monegasco. Pero Carlos Sainz es un ganador. Y los ganadores son ambiciosos, y, normalmente, no muy tontos. Estoy seguro de que el propio Carlos sabe cuál será en teoría su rol en la escudería. Pero, si estás en la Fórmula 1, en la cúspide del automovilismo, algunas veces tienes que apostar de manera arriesgada para ganar, para alcanzar la gloria. Todos los pilotos lo hacen, en mayor o menor medida. Y si renuncias a competir en un equipo top mundial (y con tanta historia, caché e importancia como Ferrari, además) solo porque le tienes miedo a tener a un compañero de equipo excesivamente fuerte y que no sabes si podrás vencer… bueno, ¿para qué estás en la Fórmula 1 entonces?

¿Cómo lo hará Carlos Sainz en la Scuderia Ferrari la próxima temporada? No lo sabemos. ¿Quién sabe? A lo mejor, como dicen algunos, simplemente no puede con Charles Leclerc y acaba aceptando su rol como segundo piloto y como escudero del monegasco sin rechistar, a lo Rubens Barrichello (lo cual, de hecho, no me parece ningún drama, ni mucho menos; ya les gustaría a muchos, muchos, muchos pilotos conseguir la mitad de lo que consiguió Rubens Barrichello en sus casi 20 años de trayectoria en la Fórmula 1…); a lo mejor, como dicen otros, acepta su rol de segundo piloto pero siendo capaz de quitarle podios, victorias e incluso títulos mundiales a Leclerc, a lo Nico Rosberg; ¿o quién sabe? A lo mejor, como dicen los más optimistas, Leclerc no es capaz de aguantar la presión añadida que conlleva ser el primer piloto de Ferrari y le acaba quitando el puesto. Con pilotos tan relativamente inexpertos y jóvenes como ellos dos (conformarán la dupla titular de pilotos más joven de la historia de la escudería italiana, de hecho), literalmente cualquier cosa puede pasar…





Lo que está claro es que Ferrari, con el fichaje del piloto madrileño, gana a un piloto muy rápido, pero no “superestrella”, cercano, bastante seguro y confiable en su pilotaje, joven pero con 5 años de experiencia ya en la F1 (6 el próximo año, si todo sale bien y tenemos finalmente Temporada 2020), que viene de hacer un temporadón en McLaren y que ha compartido equipo con pilotazos de la talla de Verstappen, Kvyat, Hülkenberg o Lando Norris, pero que, sin embargo, es un team player, un hombre de equipo que no tiene por costumbre crear polémicas (algo que, dadas las circunstancias actuales, Ferrari agradecería mucho). Y Carlos, con su fichaje por el equipo italiano, gana una oportunidad. Una oportunidad de oro para demostrar su talento y su calidad, y que tiene lo necesario para triunfar, para comer en la mesa de los grandes, de Hamilton, Vettel, Leclerc, Verstappen y compañía. Para demostrar que está capacitado para alcanzar la gloria…

Lo único que podemos hacer ahora, aparte de especular, hablar y debatir sobre el tema todo el tiempo que queramos, es esperar. El tiempo lo dirá todo. Habrá que esperar. Y yo, personalmente, ahora mismo y vistas las circunstancias, me conformo con que haya Temporada 2021 del Campeonato Mundial de Fórmula 1. Y Temporada 2020 también, por supuesto…


Corrige a un sabio y lo harás mas sabio
Corrige a un necio y lo harás tu enemigo